martes, 4 de junio de 2013

Tópicos sobre los enanos

A ciencia cierta ignoro a qué se debe el carácter gruñón de los enanos en los juegos de rol. Quizá al famoso Gruñón (Grumpy) de Blancanieves y los siete enanitos o tal vez a la fama de cascarrabias que han tenido tradicionalmente los bajitos (incluídos los perros). En cualquier caso Tolkien aplicó el tópico a sus novelas y de ahí llegó a los juegos de rol.






Por mi experiencia el enano es un tipo de personaje que no deja indiferente a nadie: o los amas o los odias. Creo que el comportamiento social del pueblo enano y sus relaciones con otras razas se ven fuertemente influenciadas por su agrio carácter, es esto algo que debe tener en cuenta cualquiera que prepare aventuras o participe en ellas.








El perfil sicológico del enano típico es el del cascarrabias con corazón bondadoso. Debido a ello tienen grandes dificultades para encontrar amigos, pues nadie aguanta el mal carácter por mucho tiempo. Así que nuestro enano estará siempre deseoso de compañía ajena para llenar la soledad que se construye refunfuñando cada día. Ello no quita que haya enanos de carácter más dulce, la excepción confirma la regla. Si bien éstos últimos deben ser los patitos feos de su raza.






Otros estereotipos relacionados con los enanos son su amor por la minería, llevar siempre barbas, materialismo, amor a las mujeres de razas más altas y ser currantes natos; peculiaridades que le dan carácter a la raza. Todo ello procede claramente del cuento de Blancanieves. No debe extrañarnos que un juego de fantasía se vea influenciado por cuentos.







Llevar un personaje enano es tarea difícil para aquellos jugadores de carácter opuesto, doy fe de ello. Por otro lado los jugadores gruñones encuentran una facilidad natural para llevarlos adecuadamente, de hecho se funden con su personaje como si fueran un solo ser.







Algunos nombres que podrían aplicarse bien a personajes enanos son los siguientes: Hakator, Jobfag, Swot, Throndbal, Vorkan, Werand, Arontalfor, Karontharanis, Barganzeer, Rugin, Rolfo. El primer juego de rol que llegó a España fue el D&D básico (1985), el cual incluía al enano guerrero Rugin como uno de los seis personajes disponibles para jugar. Abajo lo vemos en compañía de un mediano y una elfa, nuestro amigo parece suspirar de amor por la dama del mismo modo que Gruñón con Blancanieves o Gimli con Galadriel.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada